9.1.11

Concierto para un espectador - Oleo sobre lienzo - 55X46cm.


14 comentarios:

Anónimo dijo...

Dos espectadors, si més no, per a aquest quadre: el nen que escolta aquesta música, i la persona que veu l'obra.
El rostre de l'home reflecteix el temps viscut, el coll del nen és tendresa, és innocència, és futur.
Aquí no només hi ha pintura, aquí has deixat vida!.
Amb tot el meu afecte, Null

ILONA dijo...

Precioso cuadro, me encanta el tema de los músicos callejeros. El pequeño espectador sugiere una escena llena de fascinación por el acordeonista.

Un saludo.

Maria Rey dijo...

Te felicito, Pere, una obra realmente preciosa. Un fuerte abrazo, amigo.

lenira dijo...

Meu querido Amigo!

Como já tinha dito, é magnífico seu trabalho... Parabéns!
Perfeito! Grande Abraço!

P. Ventura Julià dijo...

Hola Null, t'agraeixo les teves amables paraules i tens rao al dir que hi ha dos espectadors. Salutacions.

P. Ventura Julià dijo...

Hola Ilona. Me alegro de que el cuadro te guste. Agradezco tu visita a mi blog y tus amables palabras.
Saludos.

P. Ventura Julià dijo...

Olá Lenira. Obrigado pelo comentário que escreveste. Agradeço as tuas amáveis palavras . Boa semana.
Pere

P. Ventura Julià dijo...

Muchas gracias Maria, por tu amable comentario: cuidate mucho. Un abrazo,
Pere

RITMO RANCIO dijo...

Querido Maestro:
Una delicia musical tu cuadro. Una mirada que se adivina, conmovedora y atenta y la música sonando, vagando libremente...

Un abrazo renovado de año nuevo esperanzado.

ariadne dijo...

Yo he visto hoy un hombre que toca el acordeon en nuestro playa tambien.
Tengo un blog tambien
http://AriadnefromGreece.blogspot.com

Anónimo dijo...

Hola Pere
Sempre original i sorprenent, felicitats

Imma

Rufi García Nadal dijo...

Quien no se ha parado de niño delante de un musico callejero.
Precioso el tema y esos aszules maravillosos con la identidad propia,el sello indiscutible del maestro Pere Ventura.
Me transmite respeto y ternura.
Un abtazo

P. Ventura Julià dijo...

Muchas gracias Rufi por tus palabras. Ya sabes que siempre tienen un gran valor para mi.
Cuidate mucho.
Un abrazo

Antoniatenea dijo...

Una imperceptible conexión se produce entre el niño y esa música que imaginamos brota del músico callejero.Acaso los demás transeuntes, acostumbrados a espectáculos similares o a este mismo a diario, siguieron su rumbo, sintonizando sólo su propia frecuencia, pero este único espectador quedó atrapado en este instante. Los azules que envuelven el niño, al músico y a la escena nos envuelven también a nosotros atrapados en el mismo instante.
Un cuadro de un gran lirismo y expresividad.
Una abraçada!